“¿Para qué me curaste cuando estaba herío
si hoy me dejas de nuevo con el corazón partío?”

Así decía la canción de uno de nuestros cantantes más internacionales, Alejandro Sanz y así es como han quedado millones de usuarios tras la decisión por parte de los responsables de Twitter y Vine de incluir un corazón para indicar que una publicación te gusta sustituyendo a la legendaria estrella de favorito que ha marcado un antes y un después en la historia de Twitter.

Hace un día que Twitter anunciaba en su blog oficial dicho cambio, así se expresaban “El corazón, en cambio, es un símbolo universal que resuena a través de las lenguas, culturas y zonas horarias. El corazón es más expresivo, permitiendo expresar un amplio abanico de emociones y que conecta fácilmente con la gente. Y en nuestros tests, hemos descubierto que a los usuarios les encanta”. Pero después de leer casi más de cincuenta artículos sobre el tema queda claro que la decisión no ha gustado a gran parte de los usuarios que usan Twitter a diario. Seguro que los usuarios que comparten Twitter y FaceBook casi a partes iguales se lo han tomado de otra forma, y probablemente también haya usuarios que ni siquiera se han percatado de dicho cambio porque no es una funcionalidad que usen a menudo. Seguro que hay de todo, pero está claro que no es lo mismo.

Así que coincido con la gran mayoría de los compañeros que he leído hoy, me gusta (agradar o parecer bien, según la RAE) no significa lo mismo que favorito (Estimado y apreciado con preferencia, según la RAE). Me niego a usar el dichoso corazón como usaba antes la estrella de favoritos. Marcar una determinada publicación no es simplemente que me gusta, es mucho más, tiene más arraigo, un me gusta se le dice casi a cualquier cosa que llame mi atención, si realmente marco un tuit como favorito es porque me guste, a lo mejor ni siquiera lo he leído, quizás simplemente lo hago para leerlo luego, con más calma porque en ese instante que lo he visto no podía hacerlo. También puede significar que no sólo me gusta sino que quiero tenerlo a mano para poner algo en práctica dentro de un mes, o dos, o un año.

Todo viene de esa manía del ser humano de copiar todo lo que pasa o se hace a su alrededor. Si a FaceBook le funciona yo también lo hago y si FaceBook se tira por el barranco yo iré detrás. Pero además y lo peor de todo es que Twitter acabará copiando algo similar a los emoticonos nuevos que FaceBook ha puesto en funcionamiento hace unas semanas. Twitter no podrá soportar la presión de los me gustas tras me gustas y acabará por doblegarse de nuevo para introducir, un me gusta, un quizás  me gusta o un no me gusta nada o vete a saber que. Sea como fuere el sentido del uso de muchos usuarios se ha desvanecido con la introducción del dichoso corazón y a más de un usuario nos ha dejado el corazón partío.

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone