Los smartphones llevan ya varios años entre nosotros y todavía la gran mayoría de los usuarios utilizan su smartphone de forma autómata. A pesar de nuestros conocimientos son pocos los usuarios que crecen al mismo ritmo que las máquinas que utilizan día a día, los smartphones avanzan a pasos agigantados mientras tanto el grueso de sus usuarios todavía lo utilizan de forma indiscriminada pensando que se trata de un teléfono convencional y estamos ante dispositivos que van más allá, a los que hay que cuidar, mimar e incluso hacerle un mínimo de mantenimiento para que su vida útil sea la adecuada pero sobretodo para obtener un rendimiento óptimo y que funcionen como lo que son, smartphones.

No me dedico ni mucho menos a reparar smartphones pero dados mis conocimientos he tenido que echar un cable a más de un usuario y cuando digo un cable me refiero a muchos y aparte me heapps tomado la molestia de consultar varias tiendas de reparación de smartphones y todos llegamos a la misma conclusión. El 95% de los smartphones que llegan para ser reparados están saturados de “basura digital” lo que es lo mismo de carpetas inutilizadas, de archivos innecesarios, fotos duplicadas y una ingente cantidad de aplicaciones de poco uso o nulo. Y no se te ocurra preguntar si tiene copia de seguridad de sus archivos porque la respuesta casi siempre es la misma “….que va, no tengo nada”. Entonces, llegados a este punto tenemos ante nuestros ojos un usuario que le da un uso autómata a su smartphone, lo compró, acto seguido compró una funda de su agrado y le instaló el Whatsapp y las principales redes sociales, y venga, ya está todo hecho, a quemar neuronas y gastar la yema de los dedos mandando me gustas a diestro y siniestro.

Comencemos por el principio, te has comprado el smartphone, ¡estupendo! ya puedes disfrutar de tu flamante dispositivo móvil, vale ahora toca comprarle una funda, buena bonita y barata si puede ser, el protector de pantalla no que eso es para los más sibaritas del tema, y ahora sí, el momento de instalar las aplicaciones, ¡esta noche quemo Google Play (o la que corresponda)! Bien pues ya que has hecho lo básico para empezar a disfrutar de tu nuevo smartphone es hora de tomar ciertos hábitos saludables para tu dispositivo. Por ejemplo ponte un día a la semana para hacer una copia de seguridad de todo tu smartphone ¿es mucho? vale, pues ponte un día cada dos semanas, cuando lo hagas tres veces te parecerá algo rutinario y no te dará tanta pereza el ponerte a hacerlo. De vez en cuando también puedes tomarte la molestia de vaciar la memoria de tu smartphone, él te lo agradecerá enormemente y tu te verás recompensado disfrutando de un rendimiento más óptimo de tu smartphone. Otro día, si te acuerdas (procura acordarte) borra fotos duplicadas, como sabéis Whatsapp y otras aplicaciones dejan en una carpeta miniaturas de las fotos, puedes borrarlas, te alegrarás en un futuro. También puedes borrar las fotos enviadas por Whatsapp, total ya las tienes en tu galería. Cuando desinstalas aplicaciones que ya no usas anota el nombre porque seguramente te habrá creado una carpeta que a veces contiene archivos y son totalmente innecesarios, también puedes borrarlos. Un mantenimiento básico alargará la vida de tu smartphone y no te sentirás tan frustrado por un smartphone que no te rinde o  que cada veinte minutos te avisa que no tiene poca memoria.

Evita el uso autómata de tu smartphone y recuerda que los smartphones de hoy día se parecen más a tu PC que a los teléfonos que hayas podido utilizar hace más de una década. Con un poco de cuidado parecerá que estrenas smartphone cada mes.