Mirad si somos complejos los seres humanos, tanto, que nos afanamos por clasificar todo, por organizar todo, por darle un valor a todo lo que nos rodea e incluso a nosotros mismos, según nuestra sociedad hay ciudadanos de primera, de segunda e incluso de tercera categoría, siempre acabamos en medirlo todo, siempre acabamos por cometer los mismos errores, deberíamos llevar un panel informativo con todas nuestras puntuaciones, si tenemos un B1 en inglés, si nuestra web tiene un pagerank de 1 o de 9, si nuestro índice Klout llega o no a la media. Éste último que es usado últimamente por las empresas para valorar a los candidatos a un puesto de trabajo es el reflejo de una sociedad endémica que no sabe valorar de una forma global a sus iguales sino que tiene que valerse de una cifra más o menos justa para satisfacer sus necesidades, sin costo de tiempo, sin juzgar lo que somos realmente y hasta donde podemos llegar sino que de un vistazo nos catalogan como hacemos con todo nuestro entorno.

Para los que no lo sepan el índice Klout es una forma de medir nuestra influencia en las redes sociales, concretamente en su web lo definen como “es un Servicio Web que mediante un índice llamado Klout Score mide el grado de influencia de una persona o una marca en las Redes Sociales. Para determinar el Klout Score de una persona el Servicio Web analiza más de 400 parámetros distintos de las 7 Redes Sociales más importantes y se asigna una puntuación entre 1 y 100 a los usuarios.” Éste índice tan controvertido, algunos lo aman y otros lo odian, lo puso en práctica hace ya algunos años una web klout.com donde miden la forma en que estás presente en internet, es decir, si tienes una cuenta de Twitter pues se medirá tu actividad, cómo influyes en los demás, si te retuitean muchos tuits o si por el contrario todo el mundo pasa de ti, en FaceBook por ejemplo también se mide la actividad, si comparten muchos contenidos que previamente has compartido tu, si creas interacción entre tus amistades, todo vale y todo cuenta y por supuesto cuanto más alto es tu índice Klout mejor será tu capacidad de afectar a los demás y mayor será tu prestigio dentro de la red. La escala que se utiliza va del 0 al 100 y supuestamente todo lo que no supere un índice Klout de 60 sencillamente no vale nada. Subir de un índice Klout de 20 a 50 puede ser fácil, es cuestión de más actividad en la red, de compartir contenido de más calidad y se puede llegar fácilmente, el problema es de ahí hacia arriba, pasar de 50 a 60 o 70 es más complicado y te llevará más tiempo, pero la pregunta es ¿de verdad te importa tanto tener un índice Klout de 80? a mí particularmente no, pero cada uno tendrá su punto de vista, no obstante y dependiendo del mundo en el que te muevas hacer caso o no al índice Klout es más o menos importante.

mujer_iphone

                                                                           Foto de Sebastiaan ter Burg

Llevo un tiempo encontrándome a empresas que piden a sus candidatos que indiquen en su currículo el índice Klout, totalmente comprensible cuando hablamos de un cierto tipo de empresas relacionadas con el Social Media, periódicos digitales y todo tipo de empresas que de una u otra forma dependen de las redes sociales y de como desenvolverse con soltura en este mundo loco de internet. No obstante me parece injusto e inútil para otros puestos de trabajo. En alguna ocasión que otra he visto ofertas de empleo para cubrir un puesto de Community Manager donde se pedía si o si que el índice Klout de los aspirantes a dicho puesto fuera superior a 40. Imaginad por un momento que una persona ha sido Community Manager de varias empresas de prestigio pero su índice Klout particular no llega a 30 (se llevaba todo el día trabajando para dichas empresas y su cuenta personal estaba un poco dejada), ¿quiere decir entonces que no sirve para dicho puesto? no ¿verdad? probablemente sea más apto que cualquiera que se lleva el día entero pegado a Twitter y a FaceBook pero como su índice Klout no supera los 30 puntos ya no puede enviar el currículo. Ridículo, la verdad. Es evidente que el índice Klout puede ser referencia para otro tipo de cosas, más para empresas hacia sus clientes tal y como ya hacen muchas y si, también para la contratación de algunas personas pero nunca que sea algo excluyente.

Queda de manifiesto que aquí o medimos la capacidad de nuestros iguales o no nos quedamos contentos. Soy de una opinión más amplia, de una visión mucho más general, de valorar aspectos donde hay una trayectoria (pasar de un índice Klout de 1 a 20 es sumamente fácil). Entiendo que sea un dato más, como el número de seguidores que tienes en Twitter o si sabes o no entenderte con las diferentes redes sociales pero nada más, darle demasiada importancia a un dato externo que no hace nada más que medir con un algoritmo casi lógico nos llevará a cerrar nuestra forma de observar las personas que nos rodean virtualmente y a llevar a cabo juicios de valor sin fundamento.

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone