background

Un espía del CESID, un autobús siniestrado, dos chicas, unos documentos, un poco de humor y mucho amor son los ingredientes esenciales de este thriller.

Doce V

15,00 Añadir al carrito

196libros reservados

Autor


Miguel Ángel Moreno nació en Benalup-Casas Viejas. Licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Cádiz. Ha trabajado durante los últimos años como redactor para varios weblogs donde ha escrito más de 15.000 artículos. Desde muy pequeño se sintió atraído por el mundo de las letras en todas sus formas, poesía, novelas y canciones fueron sus pilares básicos. En el instituto se sintió atraído por los grandes filósofos y especialmente por Kafka. Autor de varios poemarios (no publicados) pero con los que ha obtenido varios premios a nivel local. Entre verso y verso ahora se atreve con su primera novela, Doce V, un thriller donde la búsqueda de unos documentos lleva al protagonista a sumergirse en la España oscura, donde descubrirá los sentimientos más profundos del ser humano.
background
CAPITULO 1
—¡Bienvenido ceñó Feisbu! —Gracias. ¿Podría indicarme la habitación? —Por supuesto, suba la escalera, tuerza el pasillo hacia la derecha y la puerta que se encuentra al final del pasillo. Esa es su habitación. —Muchas gracias. —Aquí me tiene para lo que necesite y ya sabe, si no me encuentra aquí puede llamarme al número de teléfono que aparece en la tarjeta. —De acuerdo. Había recorrido más de 600 kilómetros para llegar a este pueblo, así que Martín Feisbu estaba totalmente agotado, su cuerpo ya no daba más de sí, las carreteras para llegar hasta allí no estaban en muy buenas condiciones, eso y el madrugón que se había dado fue un cóctel molotov para su cuerpo que cayó desplomado en el catre. A la mañana siguiente Martín se levantó lentamente, se sentía como un trapo recién escurrido, «me siento como si un tren hubiese pasado por encima de mí y después una manada de miles de caballos hubiesen bailado una jota sobre mi cuerpo» pensó para sus adentros antes de dirigirse al cuarto de baño. Abrió el grifo de agua caliente y rocío su cara con ella con el objetivo de despejarse y poder así afrontar el largo día que le quedaba por delante. Hacía mucho frío, era una mañana de noviembre y Martín se disponía a comenzar su día con fuerza. Abrió la puerta y ya escuchaba jaleo en el salón común de aquella humilde pensión. Al bajar las escaleras, justo a su derecha se podía ver un sofá largo acompañado por un par de sillones de dudoso gusto y justo en frente una pequeña televisión que en ese momento emitía las últimas noticias. —Buenos días —dijo en voz alta Martín con la intención de llamar la atención de los dos huéspedes que se encontraban ensimismados mirando la pequeña televisión. —Buenos días —respondieron al unísono los dos hombres uniformados. Por su aspecto y por el gran logotipo blanco que ocupaba casi toda su espalda «ELECTROMERO S.L.» debían trabajar para alguna empresa de electricidad, pantalón multibolsillo de color azul marino, camisa celeste con chaquetilla del mismo color que el pantalón y encima un chaleco acolchado sin mangas.
Versos y microcuentos
Textos
suicidio
eltejado
estaciones
refran
beber
dibujar
el_caliz
advertencia
haiku
siete
despertar
heroes
justo
ilusiones
abrazos

Contacto


Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Se hacen a envíos a todo el mundo previa comprobación del destino. En todo momento se informará al cliente. Descartar